lunes, 12 de mayo de 2008

dos poemas de SALVATORE QUASIMODO

REFUGIO DE PÁJAROS NOCTURNOS

En lo alto hay un pino torcido,
alerta el abismo escucha
con su tallo de ballesta.

Refugio de pájaros nocturnos,
en la hora más alta resuena
en un batir de alas veloces.

También mi corazón tiene su nido
suspendido en la sombra, una voz;
también ausculta la noche.


APOLO

Los montes en lúgubre sueño
supinos yacen abatidos.

Es al hora
de la muerte plena, Apolo;
lerdo soy aún de miembros
y el corazón desmemoriado pesa.

Ofrézcote mis manos
de las olvidadas llagas,
destructor amado.


(Traducción de Franco Mogni)

1 comentario:

Relatos gratis dijo...

Visita www.topfanfics.com