domingo, 11 de noviembre de 2007

EN ARMAS Y LETRAS

Esta mañana leí un artículo de Eduardo Milán a propósito del compromiso poético. Una vez más pienso en lo que dice Harold Bloom de que dentro de un texto se leen otros muchos textos. Milán toca el tema del compromiso de la poesía con su tiempo histórico real. Pone de ejemplo el trabajo de Juan Bañuelos.
Abre una serie de puertas: pienso en Aristóteles y su poética; en Gamoneda y su teoría de la composición; en Foucault y el discurso del poder; en T. S. Eliot quien nos recuerda que todo escritor está limitado por su momento histórico; y en Terry Eagleton cuando dice que el texto no refleja ideología sino que es ideología.
En mi opinión, todo texto responde a una necesidad del creador y cualquier imposición lleva al fracaso (corre el riesgo de volverse panfletario). El texto presenta un mundo que lleva consigo de manera intrínseca una realidad y una ideología particulares. Ese mundo creado obedece a sus propias reglas. Por supuesto el autor no es ajeno al campo intelectual al que hace referencia Bourdieu, ni al momento histórico en el que ocurre la creación, pero esto se hace presente en el texto de manera natural.

Con gran lucidez, Eduardo Milán, expone sus ideas y nos invita a repensar el compromiso que tenemos los que escribimos poesía. Su ensayo fue publicado en el nuevo número de, armas y letras, la revista de arte y literatura de la Universidad Autónoma de Nuevo León.
Por cierto, en ese mismo número y justo después del brillante artículo de Milán están unos poemas míos de, El filo de la playa (Mantis 2007).

2 comentarios:

Óscar David López dijo...

Ah, dos momentos parecidos, casi idénticos: así. Felicidades, muchos lectores, hip hip hop: i mean clap clap clap.

Òudi-Ló

dulce maría gonzález dijo...

Hola, Gaby; no he visto la revista, la buscaré para leerte,


besos y felicidades por la publicación.