martes, 6 de marzo de 2012

Tomas Tranströmer (Estocolmo, 1931)



(De: El cielo a medio hacer, 1962)

ESPRESSO

El café negro en la terraza
con sillas y mesas pequeñas como insectos.

Son costosas gotas atrapadas,
llenas de la misma energía del Sí y del No.

Son servidas en oscuras cafeterías
y miran al sol sin pestañear.

A la luz del día, un punto de benigno negro
que fluye rápidamente en un pálido parroquiano.

Parecen las gotas de negra profundidad
que aveces es captada por el alma,

que dan un benigno empujón: ¡anda!
La inspiración de abrir los ojos.



Versión al español de: Roberto Mascaró

2 comentarios:

Popo dijo...

lo sorprendente de Tranströmer es su manera de expresar todo lo que una simple imagen verbal puede decir, mediante un poema.

Página Uno dijo...

Mis ojos necesitan una inspiración ahora mismo... con dos de azúcar !!